• Comunicación health paciente-céntrica

    La humanización en el sector healthcare surge por la necesidad de acercarnos a una dimensión más holística de la enfermedad, de involucrar más al paciente en todo el proceso, de empoderarlo para que sea parte activa y responsable. El exceso de tecnicismos y la colocación del proceso patológico en ocasiones como único objetivo de actuación hacen que sea el propio profesional sanitario quién demande un cambio en el abordaje de la dinámica dentro de las instituciones sanitarias.

    Según la OMS la comunicación es una “habilidad humana que permite relacionarnos”, y si se desarrolla correctamente e implica a todos los actores de los procesos de salud, puede beneficiar tanto en los procesos de transmisión de información, puede propiciar cambios de conducta que mejoren la adherencia de los tratamientos y puede generar una mejor calidad de vida del paciente.

    En salud la comunicación no es tan solo un instrumento, sino que se convierte en una meta, abordando una realidad que une visiones y experiencias que consiguen mejores resultados, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento y seguimiento.

    ¿Cuál es hoy el principal reto de las empresas al comunicar?

    El branded entertainment y branded journalism, son contenidos que aportan información e interés, entretienen y empatizan con la gente. Las necesidades de comunicación evolucionan constantemente, el acceso a la tecnología permite un acceso ilimitado a información, pero a la vez generan una infoxicación (mucha información queriendo llamarnos la atención y que desorienta).

    En todos los sectores, pero especialmente en el sector salud, cada acción comunicativa debe ser estratégica y encaminada tanto a mejorar las relaciones como a generar entornos de seguridad y confianza. Un espacio de diálogo, de vínculos dónde el paciente se sienta además de atendido, escuchado. Donde pueda comprender la enfermedad o dolencia, para que él mismo pueda participar y colaborar en el proceso de atención. En el sector sanitario la comunicación previene, informa, mejora, da seguridad y tranquilidad tanto a pacientes como a profesionales sanitarios.

    ¿Las empresas están teniendo una mayor conciencia de estos cambios?

    Hoy día hay una mayor conciencia de la necesidad de transformación digital, pero no sirve aplicar esquemas de comunicación de masas a la digital; la comunicación debe ser humanizada, interpersonal, requiere de la escucha y contenidos de valor para la audiencia. La comunicación requiere SIEMPRE poner al usuario en el centro, patient centered, y requiere enfocarnos en sus necesidades y situación vital para que sea una experiencia que realmente le aporte valor.

  • Un 2021 para enfrentarse a las desigualdades en salud: Día Mundial de la Salud

    Esta semana tuvo lugar el Día Mundial de la Salud: un día de concienciación sobre la salud, creado en 1948 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se celebra cada 7 de abril. Este año, se ha celebrado en medio de la pandemia mundial de COVID-19 y además, ha coincidido con el objetivo del mes de abril de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, el número 3: buena salud y bienestar.

    Un día que nos invita a reflexionar, hoy más que nunca, sobre la necesidad de garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos, en todas las edades. El objetivo es lograr una cobertura universal de salud y facilitar medicamentos y vacunas seguras y eficaces para todos.

    Un GRACIAS en mayúscula para los sanitarios

    Durante este Día Mundial de la Salud, la OMS ha hecho un llamamiento para que todos respetemos, apreciemos y apoyemos a nuestra valiente y comprometida comunidad sanitaria.  “No podemos detener el COVID-19 sin proteger a nuestros trabajadores de la salud, dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanon Ghebreyesus, en una conferencia de prensa reciente en Ginebra.

    Porque todos los días, los trabajadores del sector de la salud arriesgan sus vidas para ofrecer sus servicios y atender a sus pacientes y comunidades que requieren de su atención y que ejercen en centros de salud, clínicas rurales, carpas médicas móviles en campamentos de refugiados, farmacias, hospitales, etc.

    El derecho a la buena salud                            

    Varios factores han puesto de manifiesto las brechas sanitarias que padecen millones de personas en todo el mundo. La pobreza, el desempleo, las desigualdades de género, los desafíos ambientales y la pandemia COVID-19 han afectado negativamente el abastecimiento y los servicios de salud, especialmente en áreas geográficamente aisladas y desfavorecidas.

    Unas desigualdades existentes que durante la pandemia han seguido ampliándose hasta hacerse realmente insostenibles. Y que ponen de manifiesto que mientras unos pocos pueden vivir una vida sana y tener un fácil acceso a los servicios de salud, una proporción significativa de la población está luchando para acceder a unos servicios sanitarios mínimos.

    El Día Mundial de la Salud se ha convertido en la vía perfecta para reforzar la importancia del bienestar integral de la persona. Además, la aparición de la pandemia de COVID-19 destaca la importancia de este bienestar como única defensa contra circunstancias inesperadas que pueden afectarnos tanto física como mentalmente.

    Durante este Día Mundial de la Salud, la OMS insta a los líderes mundiales a observar y hacer un seguimiento de los contrastes en salud existentes, con el objetivo de priorizar el acceso a una atención médica óptima: todas las personas deben tener un acceso seguro a servicios de salud de calidad, dónde sea y cuándo sea.

    Como agencia health, en Blue Bliss hacemos nuestro también este llamamiento a visibilizar las problemáticas, aportando a nuestros clientes una visión más global de sus productos, de sus servicios, de sus proyectos. Nuestro reto es mejorar, de manera integral, la comunicación en salud con herramientas para los HCP’s y para la población en general con el objetivo de mejorar el bienestar integral de las personas y así contribuir con el ODS #3 por la mejora de la salud y el bienestar de la población.

    Y también, y a nuestra manera, podemos ayudar a abordar las desigualdades en salud, dándoles visibilidad, apoyando sus causas y convirtiéndonos en buenos ejemplos de bienestar. Quién sabe, si así, poco a poco empezamos a tomar conciencia e iniciamos el camino a la igualdad, el camino para cambiar comunidades, sociedades, y poco a poco cambiar el mundo.